.

Soluciones naturales para la alergia

Lagrimeo, estornudos, picor  e irritación en los ojos… Es posible paliar o prevenir los síntomas de la alergia propia de estos días gracias al empleo de terapias alternativas, como la homeopatía o la acupuntura, entre otras.

– Quercetina: Este antioxidante que forma parte del grupo de los flavonoides ayuda a reducir la sinusitis y la congestión nasal. Está presente en el ajo y la cebolla.

– Ortiga: Urtica dioica es un remedio herbáceo útil en los problemas alérgicos y puede reducir la tos, la congestión nasal y pectoral y hasta el asma. Se utiliza como infusión o en extractos secos

– Butterbur: Sus activos actúan como los antihistamínicos, bloqueando la acción de los leucotrienos y elementos que provocan la inflamación en los procesos alérgicos los inflamatorios.

– Carotenoides: Presentes en los alimentos de color rojo y naranja como albaricoques, zanahorias o calabazas, su ingesta diaria minimiza los problemas alérgicos.

– Euphrasia officinalis: Resulta especifica para las alergias oftamológicas.

– Irrigaciones nasales: Las soluciones de agua salina con algún mineral como el magnesio limpian los canales nasales. Incluir un poco de vaselina mentolada posteriormente en las fosas nasales puede prevenir estas reacciones.

– Acupuntura: El tratamiento de acupuntura mezclado con remedios de hierbas chinas, según parece, mejora sus síntomas alérgicos.

– Homeopatía: Ha de ser absolutamente personalizada, sobre todo en lo que corresponde a sustancias, dosis y diluciones. Trata los síntomas de la alergia.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Las alergias alimentarias y sus factores de riesgo

opinion.com.bo

Consisten en una reacción anormal de defensa del cuerpo a consecuencia de la ingesta de un alimento. Se manifiestan a través de una serie de síntomas, los cuales pueden complicarse en las personas más sensibles.

Informaciones ÚTILES

La incidencia de las alergias alimentarias se ha multiplicado durante los últimos años. Por esta razón, es importante conocer sus generalidades para actuar de manera oportuna.

CAUSAS

Actualmente, se conoce más personas afectadas por las alergias alimentarias que en los años pasados. Este aumento de casos se relaciona con las modificaciones de los hábitos alimenticios, ya que la gente consume alimentos que provienen de otros países y a los cuales su organismo no está acostumbrado. Asimismo, nuevas proteínas son añadidas a las comidas para realzar su sabor, modificar el color y la consistencia de los productos, por ejemplo. En cuanto a los bebés, algunos reciben una alimentación diversificada de manera muy precoz. Por otro lado, ingerir comida rápida en exceso puede favorecer la aparición de reacciones alérgicas.

PERSONAS EN RIESGO

Algunas personas son más susceptibles a desarrollar alergias alimentarias. Es el caso de los niños que tienen eczema, asma, urticaria o fiebre del heno (rinitis alérgica). Asimismo, se observa una predisposición familiar alta, es decir que cuando los padres presentan manifestaciones alérgicas a un alimento, éstas se suelen transmitir a sus hijos. En cuanto a la gente propensa a sufrir de un golpe anafiláctico, encontramos a los pacientes que padecen asma y los adolescentes en general.

SÍNTOMAS

Las manifestaciones provocadas por las alergias alimentarias son numerosas y se desarrollan generalmente entre unos segundos y un par de horas luego de haber ingerido el alimento crítico. Suelen causar urticaria, la cual está localizada alrededor de la boca y luego, se expande a otras partes del cuerpo. También puede aparecer angioedema en el rostro que se caracteriza por la tumefacción de la piel, mucosas y tejidos submucosos. En casos excepcionales, surge un golpe anafiláctico, el cual se traduce por una sensación de malestar generalizado, picores, sudoración, dificultades respiratorias y requiere una hospitalización urgente.

DIAGNÓSTICO

La consulta con un médico alergólogo es fundamental para determinar los alimentos que causan la alergia. El profesional realiza primero una anamnesis para recolectar los datos personales del paciente. Luego, efectúa pruebas cutáneas, aplicando sobre la piel una serie de líquidos que contienen diferentes alérgenos. También puede proceder a un análisis sanguíneo para medir la cantidad de anticuerpos propios a un alimento en particular. Estos exámenes permiten obtener un diagnóstico preciso.

4 PRINCIPALES CAUSANTES

Muchos científicos realizaron estudios para destacar los principales alimentos que causan alergias alimentarias. Estos productos pueden provocar reacciones alérgicas desde la niñez y su consumo está totalmente prohibido.

Leche de vaca

La alergia a la leche de vaca es frecuente en los niños. Aparece generalmente a los 2 años de edad. Las proteínas de este alimento se encuentran en la leche fresca, en polvo, quesos, yogures, mantequilla, cremas, postres, purés, mayonesa, pan, entre otros. Este alérgeno provoca vómitos, diarrea crónica, dolores abdominales, urticaria y asma. En los casos más severos, se puede observar angioedema o golpe anafiláctico. Para evitar estas reacciones, se recomienda consumir productos de substitución como hidrolisatos de proteínas.

Huevos

Muchos pequeños sufren de alergia a los huevos, la cual aparece durante el primer año de vida. Los síntomas consisten en dermatitis atópica, urticaria, conjuntivitis, rinitis, asma, vómitos y dolores abdominales. Los alimentos prohibidos son los huevos, mantequilla, mayonesa, pan blanco, fideos, postres, papas gratinadas, purés, helados, masas, entre otros. Asimismo, es importante fijarse en las etiquetas de los productos para evitar los víveres que contienen las proteínas de los huevos como ser ovoalbúmina, albúmina, lecitina, ovoglobulina y lisozima. Se sugiere acudir a un nutricionista para saber cómo seguir teniendo una alimentación equilibrada.

Maní

Se utiliza el maní por su alto valor nutritivo y su bajo costo. Además, mejora el sabor, el volumen y consistencia de las comidas. Generalmente, esta alergia persiste en la edad adulta. Se proscribe la ingesta de maní y derivados, margarina, pasta de hígado, postres con frutos secos, pan a base de cereales, sopas industriales, cerveza, galletas, hamburguesas, entre otros. También, es preferible evitar las preparaciones que están elaboradas con aceite vegetal. Los síntomas consisten en rinitis, urticaria, eczema, vómitos, dolores abdominales y golpe anafiláctico. Se necesita la toma de medicamentos corticoides.

Reacciones

Cruzadas

Se trata de las alergias a diferentes sustancias que son parecidas químicamente. De esta manera, las personas que conocen el alimento que provoca las manifestaciones alérgicas prefieren abstenerse a consumir un producto con similares proteínas para evitar las complicaciones en su salud. Sin embargo, es primordial acudir a un médico y nutricionista para diagnosticar los víveres que causan la alergia y las reacciones cruzadas, realizándose pruebas cutáneas. Esto es esencial para prevenir las carencias y limitar la debilitación del organismo.

Qué hacer una vez establecido el diagnóstico

No existe ningún tratamiento que permite erradicar una alergia alimentaria. La única opción posible consiste en eliminar de manera estricta el alimento que provoca las manifestaciones alérgicas.

Las personas que presentan riesgos de sufrir un golpe anafiláctico deben llevar con ellas epinefrina, también conocida como adrenalina, la cual aporta un alivio rápido de los problemas respiratorios e hinchazones. Asimismo, es primordial que el paciente informe a su entorno de su condición para que pueda ayudarle cuando ingiere el alérgeno y empiece a tener reacciones. En este caso, se debe administrar una inyección de epinefrina y llamar a Urgencias.

Por otro lado, es fundamental realizar cambios en la alimentación y encontrar substitutos o recetas libres del alérgeno para evitar que el paciente padezca carencias. Se sugiere acudir a un nutricionista, el cual puede también evaluar si es necesario tomar suplementos alimenticios.

Finalmente, es posible disminuir la intensidad de algunas alergias alimentarias con un tratamiento de desensibilización. Sin embargo, solamente se puede efectuar con las personas que tienen reacciones alérgicas leves. En los casos graves, se proscribe este método porque puede ser peligroso, ya que expone a la persona alérgica a dosis crecientes del alérgeno. Es importante destacar que aún una ínfima cantidad del mismo puede acarrear un golpe anafiláctico y provocar el fallecimiento.

Medidas para impedir su desarrollo

Las alergias alimentarias se desarrollan generalmente durante la niñez. Por eso, la mayoría de los alergólogos recomiendan a los padres seguir una serie de reglas para que sus hijos no sufran de reacciones alérgicas. Estas medidas deben ser respetadas más aún en los papás que padecen una forma de alergia (alimentaria, respiratoria o cutánea). Existen tres normas básicas. En primer lugar, es fundamental no exponer al niño al humo del cigarro. Se debe excluir el tabaco durante el embarazo y la lactancia. Esto incluye tanto el tabaquismo activo como pasivo. Asimismo, se sugiere alimentar al bebé exclusivamente con leche materna durante los 6 primeros meses de vida para fortalecer las defensas naturales. Las madres que no pueden amamantar al lactante deben recurrir a leches específicas a base de hidrolisatos de proteínas. Luego, es preferible introducir progresivamente los alimentos sólidos, respetando los consejos del pediatra.

Otras maneras para prevenir las alergias alimentarias consisten en retrasar la introducción de los víveres potencialmente alérgenos en las comidas del niño, es decir, el pescado, huevos, maní, leche de vaca, entre otros. Esto significa que se aconseja alimentar al pequeño con alimentos menos riesgosos. Asimismo, las madres deben consumir mayor cantidad de omega 3 durante el embarazo, ya que diversas investigaciones científicas han demostrado que una carencia en estos ácidos grasos favorece la frecuencia de las alergias, sensibiliza el organismo a los alérgenos e incrementa la inflamación.

Por otro lado, las personas que han recibido un diagnóstico preciso de alergia alimentaria deben cuidar una serie de elementos para limitar la exposición a los alérgenos y así reducir las crisis alérgicas:

-Informa al entorno (familia, profesores, amigos y padres de los compañeros de clase) acerca de la alergia del niño y de las acciones que se deben efectuar en caso de ataque.

-Coloca una manilla en la mano del paciente en la cual estén indicados los alérgenos. Esto es muy útil en situación de emergencia.

-Controla y decodifica la lista de ingredientes que componen un producto, ya que las proteínas alergénicas pueden tener diferentes nombres. No dudes en solicitar consejos a un nutricionista.

-Elimina las fuentes de contaminación, lo que incluye utilizar utensilios diferentes para la preparación de las comidas, vigilar la limpieza de la vajilla y calentar separadamente los platos de la persona alérgica porque las proteínas alergénicas pueden desplazarse con el vapor de la cocción.

La prevención es fundamental, pero requiere un control estricto de parte de las personas. Estas medidas pueden ser apremiantes al principio. Sin embargo, se convierten con el paso del tiempo en hábitos y se incorporan fácilmente al estilo de vida de la persona.

{ Comments on this entry are closed }

.

Alergias en la piel, ¿cómo evitarlas?

En realidad, hay muchos factores que pueden provocarnos alergias en la piel.

Tenemos aquellas que son producidas por alimentos, por ejemplos a los papás que tienen bebés, los pediatras les dicen qué comida comprar, cuántos días va a comer solo manzana, qué tipo de cereal comer, para que así, si se le dan mezclados no se va a lograr saber si el bebé tiene alergia a un producto o a otro. En los bebecitos, se evitan los cítricos hasta los dos años es lo recomendable iniciarlos, en pacientes con antecedentes respiratorios, ya que suelen ser más sensibles de presentar alergias.

No acostumbrarlos a comer golosinas o galletas rellenas, comida de lata o que lleven colorantes, chocolate o fresas en la leche. ¿Cómo se ve la alergia a los alimentos? Pues como ronchas rojas, como si alguien nos hubiera “arañado”, y la piel se eleva, pica mucho, tiende a presentarse rápidamente pero a los minutos, ya la persona no tiene nada, como quien dice “va y viene”, no permanece por mucho tiempo. A medida el niño va creciendo y va llevando las loncheras, las cuales van llenas de galletas, bolsas de golosinas, embutidos, refrescos de lata o bote, en fin, no hay tiempo para preparar loncheras “saludables”, y si tiene antecedentes de asmático, rinitis, sinusitis u otra enfermedad respiratoria, suele presentar más frecuentemente picazón intensa. ¡Por eso, educando a los papás, enseñándoles qué comprar ya que son ellos los que tienen el dinero y no los niños para hacerlo!

En la alergia a los medicamentos, esta se presenta desde picazón, ronchas rojas, hasta provocar paro respiratorio, por dificultad al respirar, ¡y morir en segundos! Suele ser más brusco su inicio, y se va llenando cada vez, más y más, y ¡más!, pica muchísimo las palmas y plantas de los pies, puede provocarme además ojos hinchados y boca grande, como “trompudita”, en fin, ¡se debe de evitar toda la vida!, desde que se sabe que es alérgico a determinado antibióticos, analgésicos, antiespasmódicos, en fin, a cualquier tipo de medicamento. Y es importante saber el nombre del producto que me dio la alergia, y llevarlo escrito siempre en la billetera. Hay personas que solo dicen “una pastilla blanca” me dio alergia, y dicen soy alérgica a los antibióticos, de los cuales hay cientos y son muy diferentes. Y las alergias, por contacto, o sea, cuando mi piel toca o tiene contacto con ropa sintética, zapatos que no son de cuero, níquel como las cadenas o collares, ¡se puede ser alérgica hasta el oro”!, por lo tanto lo más recomendable es: 1) identificar qué me está dando la alergia, si es comida, o medicamento o algo local, para esto los dermatólogos estamos entrenados, 2) personas con antecedentes respiratorios a repetición, o antecedente de la dermatitis atópica, evitar, colorantes en las golosinas, galletas, comida de lata, polvos para hacer algún tipo de flanes, jugos de bote o lata, bolsita de té de sabores que contengan preservantes, 3) evitar semillas, como el maní entre otros, 4) no agregar saborizantes a las leches, chocolates o fresas, 5) si la alergia es de contacto, pues, evitarla ese tocar ese detergente con las manos, o los collares de níquel o fantasía, o no usar ese perfume o maquillaje y no insistir en seguirlos usando, ya que las recaídas cada vez son peores, lo mejor es consultar a tiempo.
.

{ Comments on this entry are closed }

 

Diez alimentos para combatir la alergia primaveral

Expertos entregan consejos nutricionales para descongestionar el cuerpo.

latercera.com

Agua y vinagre

Una de las medidas más básicas para eliminar el alérgeno del cuerpo es la ingesta de agua. Ayuda a la eliminación del alérgeno acumulado y también a no deshidratarse. Es mejor si esa ingesta se acompaña con vinagre de manzana que es un antihistamínico natural, dice Maite Rodríguez Díaz, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello. “Se toma preferentemente mezclando dos cucharadas en un vaso de agua”.

Té de orégano y mate

Luis Ardiles, nutricionista de la Clínica Bicentenario, recomienda también aumentar el consumo de líquidos en general para evitar riesgo de deshidratación.

Además, aconseja el consumo de infusiones de orégano y mate, ya que estos tienen un efecto vasodilatador que aumenta la circulación sanguínea, lo que ayuda a los pulmones a oxigenarse un poco mejor cuando el aire que reciben, producto de la congestión nasal, es menor.

Vitamina C

“Es otra de las sustancias que ha sido ampliamente usada desde tiempos ancestrales para tratar alergias y enfermedades respiratorias, porque inactiva las histaminas”, dice Rodríguez. El médico antroposófico y fitoterapeuta Andrés Ogino agrega que la vitamina C es, además, un poderoso antiinflamatorio natural, pero que como se requiere en altas dosis (suplemento) es mejor consultar a un especialista, porque no todos pueden consumirlo.

Probióticos

Existen bebidas lácteas y suplementos alimenticios que contienen microorganismos beneficiosos. Según Ogino, éstos ayudan a mejorar la flora del sistema digestivo y desde ahí refuerzan la inmunidad. “El 70% del sistema inmune está en los intestinos”, dice. La idea es tener un balance de flora intestinal por lo que hay que vigilar su consumo de probióticos para no producir un desbalance.

Ajos y cebollas

Reconocidos aliados contra el cáncer y varios otras enfermedades por sus propiedad antibióticas, los ajos y cebollas también tienen un efecto mucolítico, broncodilatador y antiinflamatorio. Ardiles, de la Clínica Bicentenario, además menciona que son ricos en zinc, un elemento que ayuda a la revascularización y que es muy utilizado entre los pacientes que sufren asma y rinitis.

Equinácea

La equinácea es una planta que ha sido formulada en preparaciones farmacéuticas como cápsulas y jarabes. “Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y, además, ayuda a que el organismo active sus propios mecanismos de defensa. Estos productos naturales contienen polifenoles y flavonoides que son antihistamínicos naturales”, dice Maite Rodríguez.

Omega 3

Conocida es la capacidad antiinflamatoria de los aceites grasos Omega 3. “Los aceites ricos en esta sustancia, como el aceite de oliva extravirgen o las cápsulas de este suplemento, ayudan a reducir los síntomas de la alergia. En períodos de alergia primaveral, es mejor evitar los pescados ante la posibilidad de un shock anafiláctico, porque el cuerpo ya está hipersensibilizado”, dice el nutricionista Luis Ardiles

Evitar carnes rojas y lácteos

Estos productos de origen animal son ricos en inmunoglobulinas E, el mismo anticuerpo que libera el organismo cuando se ve expuesto a elementos extraños de los que se quiere defender. Ardiles recomienda disminuir su consumo, durante el período de crisis de síntomas. “No significa que deje de ingerirlas, sino que comerlas en menor cantidad y en el caso de la carne, bien cocida”.

No a los dulces y pasteles

Los pasteles, dulces e hidratos de carbono en gran cantidad pueden aumentar la secreción de mucosidad a nivel de la faringe, dice Luis Ardiles. “A mis pacientes siempre les recomiendo dejar de consumirlos, por al menos tres días, o mientras están cursando el cuadro de rinofaringitis o faringitis”, recalca el especialista de la Clínica Bicentenario.

 

{ Comments on this entry are closed }

La alergia y su tratamiento 07-08-2014

by alergia on 07/08/2014

in Alergias

.

La alergia y su tratamiento

Tener alergia es algo bastante común, sobre todo en las estaciones de primavera y en menor medida otoño. Puede tener su origen tanto genéticamente como por factores externos y ambientales, y está definida como una hipersensibilidad inmunitaria a los alergenos. Las alergia tiene tratamiento, con varias alternativas dependiendo de lo que la produzca y del propio alérgico.

Tres tipos de tratamientos para las alergias

Las alergias más comunes son al polen, a los ácaros del polvo, a las picaduras de insectos y al pelo de ciertos animales domésticos. Las alergias pueden provocar eczemas, urticaria, edemas, asma, neumopatía, conjuntivitis, anemia y leucopenia entre otras muchas, ya que actúan tanto en zonas cutáneas como pulmonares, oculares o hematológicos. Los síntomas más comunes suele ser problemas respiratorios, hinchazon de ojos, dolor de cabeza, diarrea e incluso vómitos en los casos más agudos.

Sin embargo hoy en día la alergia puede prevenirse con tratamiento médico especializado. Existen tres tipos de fórmulas para prevenir las alergias:

Antihistamínicos:

Los medicamentos antihistamínicos son recetados por los médicos tras comprobar y analizar qué tipo de alergia tiene el paciente. Estos medicamentos bloquean la acción de la histamina, que es la causante de la hipersensibilidad del sistema inmunitario. Se trata de una terapia que debe prescribir el médico ya que debe tomarse con regularidad.

Corticoides:

Son fármacos antinflamatorios e inmunosupresores que debilitan y eliminan las manifestaciones de las alergias. Son fármacos muy potentes, deben ser recetados por médicos y seguir todas las especificaciones que indique ya que tiene efectos secundarios a tener en cuenta.

Inhibidores de la degranulación del mastocito:

Su acción es fundamentalmente preventiva, es decir que se han de tomar antes de las crisis alérgicas (por ejemplo antes de la primavera, de algún viaje o de la exposición a algo alérgico). El más común es el cromoglicato de sodio y debe ser recetado por un médico.

Es importante que los alérgicos, además de seguir alguna de estas terapias, cuiden su estilo de vida y su alimentación para estar menos expuestos.

Cuidarse y prevenir

Además de combatir la alergia con algún tipo de tratamiento preventivo o anticipativo indicado, es importante que los alérgicos cuiden su estilo de vida y su alimentación para que el cuerpo cree más defensas y estar menos expuesto a los efectos de las alergias. Por eso es importante, por último, revisar los ingredientes de cada comida o informarse del clima o las plantas típicas del lugar donde se vive o se va a visitar.

 

.

{ Comments on this entry are closed }

Cómo combatir la alergia al sol

by alergia on 07/07/2014

in Alergias

 

Cómo combatir la alergia al sol

Cremas solares adecuadas, alimentos con antioxidantes y técnicas de fototerapia, algunos de los métodos

levante-emv.com

En la época estival y con el aumento de la exposición a los rayos solares, en muchas personas aparecen erupciones en la piel. Generalmente en brazos, piernas y el pecho, caracterizadas por el picor y el enrojecimiento de la piel. En muchas ocasiones estos síntomas son sinónimo de estar sufriendo una reacción alérgica al sol.

Problemas como urticarias papulares, placas o alergias ulcerosas son las consecuencias de padecer reacciones contrarias a los rayos solares. El sol tiene efectos positivos sobre el metabolismo humano, como es el incremento de la vitamina D, pero también puede ser un elemento ante el hay que protegerse. En casos como los anteriormente citados casos, se recomienda usar un fotoprotector de alta protección y en caso de no producirse una mejora, se deberá recurrir a tratamientos antihistamínicos bajo supervisión médica.

Se desconoce la causa primaria exacta de esta fotodermatosis pero el 75% de los casos se debe a la exposición a los rayos UVA, el 10% a los rayos UVB, y el resto, a una combinación de ambas radiaciones ultravioleta. Según afirma una teoría acerca de esta patología, se podría tratar de una reacción inmune del cuerpo provocada por unos receptores en las células de la piel que poseen sensibilidad lumínica.

Los molestos síntomas de esta reacción alérgica se pueden aliviar mediante el uso de productos que ayuden a reducir las manifestaciones usuales de inflamación y enrojecimiento como son los corticoides o antihistamínicos. Estos tratamientos no curan la enfermedad, por lo que es recomendable prevenir evitando el agente causante -el sol- en la medida en que sea posible.

También es conveniente usar sombreros, ropas y protectores solares adecuados, así como habituar la piel poco a poco al sol. Tampoco se deben aplicarse perfumes, desodorantes y cosméticos al tomar el sol. Y, además, los alimentos o bebidas ricas en antioxidantes y con aceite omega-3 también contribuyen a prevenir la alergia al sol.

{ Comments on this entry are closed }

.

Cinco pruebas para detectar alergias a alimentos

De acuerdo con la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología de EEUU, las alergias alimenticias más comunes son a la leche y huevo.

Estados Unidos . De acuerdo con la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología de Estados Unidos, las alergias alimenticias más comunes son a la leche, huevo, varios tipos de nueces, mariscos, trigo y soya.

Las de la leche y el huevo son las más frecuentes en niños y la mayoría logran superarlas (80%), mientras que las reacciones por nueces y mariscos llegan a presentarse durante toda la vida.

A continuación pruebas diseñadas por alergólogos e inmunólogos para diagnosticar las alergias:

1. Historial de paciente. Se recaba información desde su nacimiento para verificar que no existan manifestaciones evidentes ante algún alimento.

2. Punción de la piel. Prueba cutánea más común en la que piel es raspada o perforada con pequeñas cantidades del alérgeno.

3. Desafío de comida oral. Al paciente se le da comida en un ambiente controlado para observar sus reacciones.

4. Parche atópico. Prueba en la que un parche pegajoso es pegado a la piel por hasta 48 horas para estudiar sus efectos.

5. Prueba de sangre. Identifica la presencia de cierto alergénicos en la sangre.

De acuerdo con el médico Hugh Sampson, profesor de Pediatría en la Escuela de Medicina Mount Sinai es importante para los pacientes y sus familias entender que el adecuado diagnóstico de una alergia alimenticia puede ayudarlos a distinguirlas de otras enfermedades como intolerancia a la comida y problemas gastrointestinales.

En este sentido, una recomendación es que desde el nacimiento se lleve una historia clínica de cada persona y se realicen pruebas de desafío oral acordes a su edad.

peru.com

.

{ Comments on this entry are closed }

 

¿Alergia a la leche o intolerancia a la lactosa?

tiempoenlinea.com.mx

Sus síntomas pueden ser muy similares, al grado que se confunden, sin embargo, el impacto sobre la vida de quien la padece y el momento en que se presenta es diferente, aunque, ¿cómo saber si se sufre de intolerancia a la lactosa o alergia a la leche de vaca?

De acuerdo con el médico internista español, con especialidad en gastroenterología y nutrición pediátrica, Juan José Díaz Martin, en entrevista para Salud180.com, señala que la alergia a la proteína de vaca se presenta casi siempre antes del primer año de edad y en la mayoría de los casos desaparece conforme el paciente va creciendo.

Alimento esencial

En el caso de una alergia a la proteína de vaca el cuerpo presenta una reacción inmunológica a una o más proteína, y si no interviene e sistema inmune se está hablado de una intolerancia a la lactosa. Sin embargo, cuáles son los síntomas que se presenta en la primera:

1. Reflujo
2. Vómitos
3. Náuseas
4. Gases
5. Heces blandas o diarrea que pueden contener sangre
6. Estreñimiento
7. Irritabilidad
8. Problemas respiratorios como respiración silbante o tos
9. Reacciones dermatológicas como erupciones en la piel
10. Inflamación facial

La intolerancia a la lactosa se produce por los azucares que ésta contiene y la alergia por las proteínas. Una buna opción para evitar este problema es sustituir la leche de vaca por otros alimentos como sardinas o leche de soya, pero solo si la alergia la presenta un adulto. En el caso de un menor de edad y más si este es tiene seis meses es esencia que se busque alimentos altos en calcio y otras vitaminas que posee la leche de vaca.

Esta alergia ocurre entre el 1.8% y 7.5% de los niños y de acuerdo a diversos reportes, su frecuencia ha ido incrementando durante la última década.

Recuerda que tu salud y la de tu familia está en tus manos, si sospechas que tu hijo o tú tienen alergia a la leche de vaca es importante que acudan a un experto de la salud que los pueda orientar.

 

{ Comments on this entry are closed }

Estadisticas

Distribuidores Herbalife para el Perú .